A la Stma. Virgen

MARÍA, MADRE DE DIOS Y MADRE DE MISERICORDIA

Conclusión de la Encíclica “Veritatis Splendor”, sobre algunas cuestiones fundamentales de la Enseñanza Moral de la Iglesia.

Dado en Roma, junto a san Pedro, el 6 de agosto —fiesta de la Transfiguración del Señor— del año 1993, décimo quinto de mi Pontificado.

Al concluir estas consideraciones, encomendamos a María, Madre de Dios y Madre de misericordia, nuestras personas, los sufrimientos y las alegrías de nuestra existencia, la vida moral de los creyentes y de los hombres de buena voluntad, las investigaciones de los estudiosos de moral.

María es Madre de misericordia porque Jesucristo, su Hijo, es enviado por el Padre como revelación de la misericordia de Dios (cf. Jn 3, 16-18). Él ha venido no para condenar sino para perdonar, para derramar misericordia (cf. Mt 9, 13). Y la misericordia mayor radica en su estar en medio de nosotros y en la llamada que nos ha dirigido para encontrarlo y proclamarlo, junto con Pedro, como «el Hijo de Dios vivo» (Mt 16, 16).

Ningún pecado del hombre puede cancelar la misericordia de Dios, ni impedirle poner en acto toda su fuerza victoriosa, con tal de que la invoquemos. Más aún, el mismo pecado hace resplandecer con mayor fuerza el amor del Padre que, para rescatar al esclavo, ha sacrificado a su Hijo 181: su misericordia para nosotros es redención. Esta misericordia alcanza la plenitud con el don del Espíritu Santo, que genera y exige la vida nueva.

Por numerosos y grandes que sean los obstáculos opuestos por la fragilidad y el pecado del hombre, el Espíritu, que renueva la faz de la tierra (cf. Sal 104, 30), posibilita el milagro del cumplimiento perfecto del bien. Esta renovación, que capacita para hacer lo que es bueno, noble, bello, grato a Dios y conforme a su voluntad, es en cierto sentido el colofón del don de la misericordia, que libera de la esclavitud del mal y da la fuerza para no volver a pecar. Mediante el don de la vida nueva, Jesús nos hace partícipes de su amor y nos conduce al Padre en el Espíritu.

Esta es la consoladora certeza de la fe cristiana, a la cual debe su profunda humanidad y su extraordinaria sencillez. A veces, en las discusiones sobre los nuevos y complejos problemas morales, puede parecer como si la moral cristiana fuese en sí misma demasiado difícil: ardua para ser comprendida y casi imposible de practicarse. Esto es falso, porque —en términos de sencillez evangélica— consiste fundamentalmente en el seguimiento de Jesucristo, en el abandonarse a Él, en el dejarse transformar por su gracia y ser renovados por su misericordia, que se alcanzan en la vida de comunión de su Iglesia. «Quien quiera vivir —nos recuerda san Agustín—, tiene en donde vivir, tiene de donde vivir. Que se acerque, que crea, que se deje incorporar para ser vivificado. No rehuya la compañía de los miembros». Con la luz del Espíritu, cualquier persona puede entenderlo, incluso la menos erudita, sobre todo quien sabe conservar un «corazón entero» (Sal 86, 11). Por otra parte, esta sencillez evangélica no exime de afrontar la complejidad de la realidad, pero puede conducir a su comprensión más verdadera porque el seguimiento de Cristo clarificará progresivamente las características de la auténtica moralidad cristiana y dará, al mismo tiempo, la fuerza vital para su realización. Vigilar para que el dinamismo del seguimiento de Cristo se desarrolle de modo orgánico, sin que sean falsificadas o soslayadas sus exigencias morales —con todas las consecuencias que ello comporta— es tarea del Magisterio de la Iglesia. Quien ama a Cristo observa sus mandamientos (cf. Jn 14, 15).

María es también Madre de misericordia porque Jesús le confía su Iglesia y toda la humanidad. A los pies de la Cruz, cuando acepta a Juan como hijo; cuando, junto con Cristo, pide al Padre el perdón para los que no saben lo que hacen (cf. Lc 23, 34), María, con perfecta docilidad al Espíritu, experimenta la riqueza y universalidad del amor de Dios, que le dilata el corazón y la capacita para abrazar a todo el género humano. De este modo, se nos entrega como Madre de todos y de cada uno de nosotros. Se convierte en la Madre que nos alcanza la misericordia divina.

María es signo luminoso y ejemplo preclaro de vida moral: «su vida es enseñanza para todos», escribe san Ambrosio, que, dirigiéndose en especial a las vírgenes, pero en un horizonte abierto a todos, afirma: «El primer deseo ardiente de aprender lo da la nobleza del maestro. Y ¿quién es más noble que la Madre de Dios o más espléndida que Aquella que fue elegida por el mismo Esplendor?» 184. Vive y realiza la propia libertad entregándose a Dios y acogiendo en sí el don de Dios. Hasta el momento del nacimiento, custodia en su seno virginal al Hijo de Dios hecho hombre, lo nutre, lo hace crecer y lo acompaña en aquel gesto supremo de libertad que es el sacrificio total de su propia vida. Con el don de sí misma, María entra plenamente en el designio de Dios, que se entrega al mundo. Acogiendo y meditando en su corazón acontecimientos que no siempre puede comprender (cf. Lc 2, 19), se convierte en el modelo de todos aquellos que escuchan la palabra de Dios y la cumplen (cf. Lc 11, 28) y merece el título de «Sede de la Sabiduría». Esta Sabiduría es Jesucristo mismo, el Verbo eterno de Dios, que revela y cumple perfectamente la voluntad del Padre (cf. Hb 10, 5-10).

María invita a todo ser humano a acoger esta Sabiduría. También nos dirige la orden dada a los sirvientes en Caná de Galilea durante el banquete de bodas: «Haced lo que Él os diga» (Jn 2, 5).

María comparte nuestra condición humana, pero con total transparencia a la gracia de Dios. No habiendo conocido el pecado, está en condiciones de compadecerse de toda debilidad. Comprende al hombre pecador y lo ama con amor de Madre.Precisamente por esto se pone de parte de la verdad y comparte el peso de la Iglesia en el recordar constantemente a todos las exigencias morales. Por el mismo motivo, no acepta que el hombre pecador sea engañado por quien pretende amarlo justificando su pecado, pues sabe que, de este modo, se vaciaría de contenido el sacrificio de Cristo, su Hijo.

Ninguna absolución, incluso la ofrecida por complacientes doctrinas filosóficas o teológicas, puede hacer verdaderamente feliz al hombre: sólo la Cruz y la Gloria de Cristo resucitado pueden dar paz a su conciencia y salvación a su vida.

María, Madre de misericordia, cuida de todos para que no se haga inútil
la Cruz de Cristo, para que el hombre no pierda el camino del bien,
no pierda la conciencia del pecado y crezca en la esperanza en Dios,
«rico en misericordia» (Ef 2, 4),
para que haga libremente las buenas obras que Él le asignó (cf. Ef 2, 10)
y, de esta manera, toda su vida sea «un himno a su gloria» (Ef 1, 12).


ourlady

ROSARIO DE ALABANZAS A LA SANTISIMA VIRGEN EN DESAGRAVIO DE LAS BLASFEMIAS

OFRECIMIENTO

Oh María, Madre mía Inmaculada! deseando desagraviaros de las ofensas que recibe vuestro Purísimo Corazón especialmente de las blasfemias que se dirigen contra Vos, os ofrezco estas alabanzas con el fin de consolaros por tantos hijos ingratos que no os aman y consolar el Corazón de Vuestro Divino Hijo a quien tanto ofenden las injurias dirigidas contra Vos. Dignaos Dulcísima Madre Mía, recibir este pobre obsequio, haced que os ame cada día más y mirad con ojos de misericordia a esos desgraciados para que no tarden en arrojarse en vuestros maternales brazos. Amén

-Dígnate que te alabe Virgen Sagrada.
-Dame virtud contra tus enemigos.

ALABANZAS

Bendita sea la excelsa Madre de Dios María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción a los Cielos.
Bendito sea el Nombre de María Virgen y Madre.
Bendito sea su Inmaculado Corazón.
Bendita sea su Pureza Virginal.
Bendita sea su Divina Maternidad.
Bendita sea su mediación Universal.
Benditos sean sus Dolores y Lágrimas.
Benditas sean las gracias con que El Señor la coronó como Reina de los Cielos y Tierra.
Gloria a María Hija del Padre.
Gloria a María Madre del Hijo.
Gloria a María Esposa del Espíritu Santo.

Madre mía, te amo por los que no te aman, te alabo por los que te blasfeman, me entrego a Ti por los que no te quieren reconocer por Madre.

Recitar un Salve

MARÍA, TRONO DE SABIDURÍA

LA VIRGEN MARÍA, TRONO DE SABIDURÍA

mariatrronodesabiduriaLa teoría de la Comunicación nos enseña que debemos distinguir entre datos, información y conocimiento.

  • El dato (del latín datum) es una representación simbólica (numérica, alfabética, etc.), atributo o característica de una entidad que no tiene valor semántico (sentido) en sí mismo y sólo lo adquiere a través de un proceso posterior.
  • La información es un conjunto organizado de datos procesados, que constituyen un mensaje sobre un determinado ente o fenómeno y, de esta forma, permite la resolución de problemas o la toma de decisiones.
  • El conocimiento (del latín, cognoscere) es la interiorización de la información recibida con la que creamos un modelo interno de entendimiento que establece una relación entre el sujeto que conoce y el objeto sobre el que se conoce.

    Pero, todavía, hay una fase más elevada de este proceso: la sabiduría que tiene su origen en la palabra latina sapor, sabor; es decir, ya no estamos ante un mero acto intelectual sino que al proceso cognoscitivo se añade un acto sensitivo como es el hecho de saborear algo. La sabiduría, pues, afecta a nuestra forma de pensar, sentir y, en consecuencia, actuar. O lo que es lo mismo: Si la información es externa al individuo y el conocimiento es un puente entre el individuo que sabe y el objeto sobre el que sabe, la sabiduría es completamente interna pero está orientada hacia la práctica.

    Cuando hablamos de la sabiduría de la Virgen es claro que no nos estamos refiriendo a un saber cualquiera, profano, sino a un saber religioso. Y, por ello, hemos de buscar su significado en los libros sagrados, esto es, en La Biblia, donde se nos transmite la Revelación divina.

    Pues bien, en los denominados libros sapienciales (Proverbios, Job, Eclesiastés, Eclesiástico y Sabiduría) se nos muestra con meridiana claridad en qué consiste laSabiduría. Los libros sapienciales son una profunda reflexión del hombre que iluminado por la fe en Dios, trata de dar una respuesta a todos los problemas de la vida humana: amor, dolor, muerte, gobierno, etc.
    Son numerosísimas las referencias del AT a la fuente de la Sabiduría pero, por razones de espacio, citaremos sólo el versículo 1:5 del Eclesiástico:

    El manantial de la sabiduría es la palabra de Dios en las alturas, y sus canales son los mandamientos eternos.

    No cabe definición más breve y precisa que, más tarde aparecerá de nuevo en el evangelio de S. Juan:

    Al principio era el Verbo y el Verbo estaba en Dios

    Esta Sabiduría, como vemos, aparece dotada de personalidad y atributos divinos, como si fuese ya el reflejo del lo que será el Verbo eterno del Padre, Verdadera Sabiduría, Jesucristo, que había de encarnarse por obra del Espíritu Santo para revelarse a los hombres. Esta Sabiduría es ciencia sabrosa; nadie la querrá mientras no la guste, porque ni puede amarse lo que no se conoce, ni tampoco se puede dejar de amar aquello que se conoce como Verdad Suprema. Esta sabiduría la adquiriremos leyendo y saboreando las Sagradas Escrituras, pues ellas nos llevan a Cristo, la Suprema Sabiduría del Padre, que es tanto como decir que la Sabiduría conoce el pensamiento y las cosas de Dios: simplemente, es lo que Dios piensa (Sab 9,9), su designio, su proyecto (Sab 9,17), concebido desde la eternidad (Prov 8,22-25)

    En cuanto a los canales de la Sabiduría, que el Eclesiástico las ha definido como los mandamientos eternos, debe señalarse que ya era ésta la enseñanza del Deuteronomio que, expresamente, se refiere a las leyes y normas (4,8) impartidas por Moisés a Israel. El profeta exhorta al pueblo a ponerlas en práctica, porque, decía, “ésa será vuestra sabiduría y vuestra inteligencia a los ojos de los pueblos, los cuales, teniendo noticia de todas estas leyes, dirán: Esta gran nación es el único pueblo sabio e inteligente” (Dt 4,6).

    Y es que la Escritura define como ejercicio sapiencial el de “recordar”- “guardar en el corazón” – las múltiples actuaciones con que el Señor ha intervenido para salvar a su pueblo en todo tiempo, y las orientaciones normativas que de ello se derivan. De esta forma el salmo 107 proclama:

    43 ¿Quién es sabio y guardará estas cosas,
    Y entenderá las misericordias de Yavé?

    A menudo encontramos en la Biblia la frase “Escucha Israel”, con que Dios se dirige al pueblo elegido. Y, mediante esta escucha, el pueblo puede recordar y retener en el corazón los acontecimientos de la historia salvífica, y, así, acoger los mandatos que el Señor les ha ido revelando. Esa es su sabiduría.

    .Con el fiat de la Anunciación, María dice “sí” al designio de Dios salvador. Desde ese momento su vida irá unida íntimamente a la de Jesús. Hechos y palabras de Jesús serán los motivos ahora de su contemplación sapiencial.Para ello, María deberá seguir el mismo camino demeditación sapiencial que hicieron sus antepasados israelitas.

    De esta forma, Ella contemplaba los hechos de Jesús no de una forma cualquiera sino como dice S. Lucas en su evangelio:

    Mientras tanto, María conservaba estas cosas y las meditaba en su corazón (Lc 2,19b).

    En esta frase evangélica Lucas expresa perfectamente la fe de María, pues conservar y meditar demuestra una actitud dinámica de la Virgen para profundizar, cada vez más, en los misterios que la vida de su hijo Jesús le deparaba. Ella, ya desde su visita a su prima Isabel, es consciente de la gracia recibida de Dios y, por eso, proclama jubilosa el Magnificat cumpliéndose así lo que ya el Eclesiástico había anunciado(39.6):

    Si el gran Señor así lo desea, será colmado del espíritu de inteligencia: derramará como lluvia sus sabias palabras y celebrará al Señor con su plegaria

    Pero esta Sabiduría no evita la impotencia de la inteligencia humana para esclarecer ciertas cosas que solo Dios sabe. Ni siquiera la Virgen pudo librarse de esta limitación humana. Bástenos recordar la escena cuando Ella y José encontraron a Jesús en el templo con los doctores. María, como cualquier otra madre, le pregunta (Lc, 2.48):

    Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando. Y El les dijo: ¿no sabíais que es preciso que me ocupe en las cosas de mi Padre? Ellos no entendieron lo que les decía.

    María es la madre angustiada cuando teme que ha perdido a si hijo, como lo había sido ya antes desde el mismo instante de su nacimiento; angustiada porque no encontraba un sitio para alumbrar a aquel niño;angustiada porque debe huir a Egipto para salvar a su hijo de la matanza de Herodes; angustiada porque desde el primer momento se proyectará sobre su hijo la sombra de la cruz, al anunciarle el anciano Simeón que una espada atravesaría su alma; y, sobre todo, angustiada al verle padecer una muerte tan terrible

    Y es que la Sabiduría conduce a los suyos por vías tortuosas sometiéndoles a fuertes pruebas tal como lo había anunciado el Libro del Eclesiástico (Ecl.2.1):

    “Hijo, si te aprestas a servir al Señor prepara tu alma para la tentación”.

    Esta misma idea de “camino tortuoso” la expresa el Concilio Vaticano II al decir que la Virgen también “avanzó en la peregrinación de la fe” (LG 58).

    Era frecuente desde el siglo X leer en las misas de Santa María algunas lecturas del libro del Eclesiástico (Ecl. 24) yProverbios (Pro 8,22-31) en los que la Sabiduría divina aparece personificada. Desde el siglo XII, en las Laudes yLetanías marianas se atribuyen a María los títulos de Madre de la Sabiduría, Fuente de la Sabiduría, Casa de la Sabiduría,y Trono de la Sabiduría. Con este título se venera a María en muchas Iglesias particulares, universidades, e Institutos religiosos, entre los que destaca la Compañía de María, fundada por san Luis María Grignon de Monfort (+ 1716).

    Este “nombre” nos está indicando: La función maternalde María, porque en su seno purísimo se ha formado y ha vivido Cristo, la Sabiduría del Padre. Su dignidad real, porque su Hijo Jesús es el heredero del trono de David, el Mesías prometido por Dios al pueblo judío. Su sabiduría y prudencia, porque María aparece en el evangelio como la “virgen sabia”, que ha guardado las palabras de Cristo en su corazón y las ofrece a la Iglesia y al mundo. Juan Pablo II, resumiendo todo lo expuesto, nos dice que:

    “…María entra plenamente en el designio de Dios, que se entrega al mundo. Acogiendo y meditando en su corazón acontecimientos que no siempre puede comprender (cf. Lc 2, 19), se convierte en el modelo de todos aquellos que escuchan la palabra de Dios y la cumplen (cf. Lc 11, 28) y merece el título de«Sede de la Sabiduría». Esta Sabiduría es Jesucristo mismo, el Verbo eterno de Dios, que revela y cumple perfectamente la voluntad del Padre (cf. Hb 10, 5-10)…”

5 pensamientos en “A la Stma. Virgen

  1. En Maria, LLENA DE GRACIA, la Iglesia ha reconocido a la “toda santa, libre de toda mancha de pecado, (…) enriquecida desde el primer instante de su concepción con una resplandeciente santidad del todo singular” (Lumen gentium, 56).
    La Concepcion pura e inmaculada de la Virgen aparece así como el inicio de la nueva creación. Se trata de un privilegio personal concedido a la mujer elegida para ser la Madre de Cristo, que inaugura el tiempo de la gracia abundante, querido por Dios para la humanidad entera.
    Esta doctrina, recogida en el mismo siglo VIII por S. German de Constantinopla y por S. Juan de Damasceno, ilumina el valor de la santidad original de Maria, presentada como el inicio de la redención del mundo. (Juan Pablo II). ( A. en Cristo)

    Me gusta

  2. En Maria la conciencia de que cumpla una misión que Dios le había encomendado atribuía un significado mas alto a su vida diaria. Los sencillos y humildes quehaceres de cada día asumían,a sus ojos, un valor singular, pues los vivía como servicio a la misión de Cristo.
    El ejemplo de Maria ilumina la experiencia de tantas mujeres que realizan sus labores diarias exclusivamente entre las paredes del hogar. Se trata de un trabajo humilde, oculto, repetitivo que, a menudo, no se aprecia bastante. Con todo, los muchos años que vivió Maria en la casa de Nazaret revelan sus enormes potencialidades de amor autentico y por consiguiente, de salvación. En efecto, la sencillez de la vida de tantas amas de casa, que consideran como misión de servicio y de amor, encierra un valor extraordinario a los ojos de Dios. (Juan Pablo II).
    (A. en Cristo)—-

    Me gusta

  3. “Con su amor de Madre cuida de los hermanos de su Hijo que todavía peregrinan y viven entre angustias y peligros hasta que lleguen a la patria feliz. Por eso la Santísima Virgen es invocada en la Iglesia con los títulos de Abogada, Auxiliadora, Socorro, Mediadora” (Lumen gentium, 62).
    (A. en Cristo).

    Me gusta

  4. Una Virgen me encontre encima de un contenedor, abandonada, con su Niño en los brazos, toda negra, pobrecita de porqueria y mal olor.
    Esa Virgen que nadie quiso, la tengo yo.
    Me dio pena dejarla, abandonada en su dolor, no pude pasar de largo, y ante Ella me pare, ¿como voy a dejarte Madre en un contenedor…?.
    Con dolor senti en mi corazón: “Llévame contigo hija, que hace años unas manos, con un trozo de tela de saco y alambre me hicieron con mucho amor…”
    Cuantos te echan de su corazón, Madre de los Dolores, lo cierran, no oyen Tu llamada…, otros convierten su cuerpo en basura y te llevan de cualquier manera,colgada , mofándose a veces, en medio de la impureza mas absoluta. Concha Puig

    Me gusta

  5. La Reina de la Esperanza es Maria
    La Reina de la Alegria es Maria
    La Reina del Abandono es Maria
    La Reina de la Paz es Maria
    La Reina de la Fe es Maria
    La Reina de Amor en Maria
    La Reina de la Espera y Paciencia es Maria
    La Reina de la Entrega es Maria
    La Reina de la Humildad es Maria y Jose. (Concha P.)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s