25 de enero, la conversión de San Pablo

Conversión de San Pablo, apóstol.

San Agustín, obispo
Sermón

Se apagó la luz de mundo y brilló la luz de Cristo

Desde lo alto del cielo la voz de Cristo derribó a Saulo: recibió la orden de no proseguir sus persecuciones, y cayó rostro en tierra. Era necesario que primeramente fuera abatido, y seguidamente levantado; primero golpeado, después curado. Porque jamás Cristo hubiera podido vivir en él si Saulo no hubiera muerto a su antigua vida de pecado. Una vez derribado en tierra ¿qué es lo que oye? «Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Te es duro dar coces contra el aguijón.» (Hch 26,14). Y él respondió: «¿Quién eres, Señor?». Y la voz de lo alto prosiguió: «Yo soy Jesús de Nazaret a quien tú persigues». Los miembros están todavía en la tierra, es la cabeza que grita desde lo alto del cielo; no dice: «¿Por qué persigues a mis siervos?» sino «¿por qué me persigues?»

Y Pablo, que ponía todo su furor en perseguir, se dispone a obedecer: «¿Qué quieres que haga?» El perseguidor es transformado en predicador, el lobo se cambia en cordero, el enemigo en defensor. Pablo aprende qué es lo que debe hacer: si se quedó ciego, si le fue quitada la luz del mundo por un tiempo, fue para hacer brillar en su corazón la luz interior. Al perseguidor se le quitó la luz para devolvérsela al predicador; en el mismo momento en que no veía nada de este mundo, vio a Jesús. Es un símbolo para los creyentes: los que creen en Cristo deben fijar sobre él la mirada de su alma sin entretenerse en las cosas exteriores.

Saulo fue conducido a Ananías; el lobo devastador es llevado hasta la oveja. Pero el Pastor que desde lo alto del cielo lo conduce todo le asegura: «No temas. Yo le voy a descubrir todo lo que tendrá que sufrir a causa de mi nombre» (Hch 9,16). ¡Qué maravilla! El lobo cautivo es conducido hasta la oveja. El Cordero, que muere por las ovejas le enseña a no temer.

Oración por la Unidad de los Cristianos

Señor Jesús, Tú que, en vísperas de morir por nosotros, oraste para que tus discípulos fueran perfectamente uno, como tú en tu Padre y tu Padre en ti, haznos sentir la infidelidad de nuestra desunión. Danos la lealtad para reconocer y el coraje para rechazar lo que hay en nosotros de indiferencia, desconfianza e incluso de muda hostilidad. Concédenos reencontrarnos a todos en ti, para que, de nuestras almas y nuestros labios, ascienda incesantemente tu oración por la unidad de todos, como tú lo quieres, por los medios que tú quieres. En ti que eres la caridad perfecta, haznos encontrar el camino que conduce a la unidad, en obediencia a tu amor y a tu verdad. Amén.


Padre Javier Miras

Reflexión del Evangelio del Domingo 22 de enero

Que alegría cuando me dijeron… vamos a la Casa de nuestro Dios y Señor ¡¡Como no vamos a estar contentos si vamos al encuentro de quien nos AMA COMO NADIE JAMAS NOS HA AMADO NI NOS AMARÁ… Esperando está con su corazón palpitando de AMOR. Todos unidos alrededor del Alta , me olvido de mí porque tengo un hermano que sufre, un hermano que no me habla, un hermano al que he ofendido, un hermano al que he criticado, un hermano que está muy solo sufriendo y no me doy cuenta, un hermano al que me cuesta perdonar….etc
Nunca olvidemos que la unión hace la fuerza mucho más cuando esa unión viene de nuestro Amor de los Amores. Nuestra FE no puede ser infantil tiene que ser madura y vibrar con solo pensar en Cristo que se ofreció por todos sin excepción desde la Cruz siendo inocente… y ahora Resucitado nos espera para que lo recibamos, lo Adoremos y Reparemos por todos los que conociendo lo lo abandonan…lo ofenden lo ultrajante.
Con nuestra Madre, S. José y nuestro Ángel Custodio. Gracias y perdón

Concha Puig

Evangelio (Mt 4,12-23)

Cuando oyó que Juan había sido encarcelado, se retiró a Galilea. Y dejando Nazaret se fue a vivir a Cafarnaún, ciudad marítima, en los confines de Zabulón y Neftalí, para que se cumpliera lo dicho por medio del profeta Isaías:

Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí

en el camino del mar,

al otro lado del Jordán,

la Galilea de los gentiles,

el pueblo que yacía en tinieblas

ha visto una gran luz;

para los que yacían en región

y sombra de muerte

una luz ha amanecido.

Desde entonces comenzó Jesús a predicar y a decir:

— Convertíos, porque está al llegar el Reino de los Cielos.

Mientras caminaba junto al mar de Galilea vio a dos hermanos, Simón el llamado Pedro y Andrés su hermano, que echaban la red al mar, pues eran pescadores. Y les dijo:

— Seguidme y os haré pescadores de hombres.

Ellos, al momento, dejaron las redes y le siguieron. Pasando adelante, vio a otros dos hermanos, Santiago el de Zebedeo y Juan su hermano, que estaban en la barca con su padre Zebedeo remendando sus redes; y los llamó. Ellos, al momento, dejaron la barca y a su padre, y le siguieron.

Recorría Jesús toda la Galilea enseñando en las sinagogas, predicando el Evangelio del Reino y curando toda enfermedad y dolencia del pueblo.

Reflexión del Evangelio del Domingo 15 de enero

Qué alegría cuando me dijeron vamos a …. nuestro encuentro SEMANAL alrededor del Altar, es una maravilla todos nuestros corazones en Uno solo y todos mirando, amando, dejándose amar, saliendo de nuestro «yo», ofreciéndonos por entero a nuestro Amor de los Amores.

Hoy es el día de la infancia Misionera. sobre el Altar vamos a poner a todos Tus niños del mundo entero Jesús amado, mientras uno de esos pequeños sufra maltrato, pase hambre, abandono… no puede haber justicia. Mira lo que nos dices ¡ay si alguien hace daño a uno de estos niños!


«La Eucaristía es raíz y cumbre. No se edifica ninguna comunidad cristiana si no tiene como raíz y quicio la celebración de la Sagrada Eucaristía: por ella, pues, hay que empezar toda la formación para el espíritu de comunidad» (Concilio Vaticano II, Presbyterorum Ordinis, n. 5).

Os dejamos un audio sobre la Reflexión del Evangelio de hoy y sobre el Evangelio del Paralítico, por Concha Puig.

Evangelio de hoy:

Evangelio según San Juan 1, 29-34  
Al día siguiente, al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó: Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Este es aquel de quien yo dije: «Tras de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo.» Yo no lo conocía, pero he salido a bautizar con agua para que sea manifestado a Israel.»
Y Juan dio testimonio diciendo: He contemplado el Espíritu que bajaba del cielo como una paloma, y se posó sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: Aquél sobre quién veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ése es el que ha de bautizar con Espíritu Santo. Y yo lo he visto, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios. Palabra de Dios.

¡Feliz y Santo Domingo!

San Francisco Solano, ejemplo de Santidad

Se cuenta que san Francisco Solano, siendo ya religioso franciscano, fue un día a visitar su pueblo natal de Montilla, en España. Y, entrando a la iglesia de Santiago, en donde había sido bautizado, se fue derecho a la pila bautismal, se arrodilló en el suelo con la frente apoyada sobre la piedra y rezó en voz alta el Credo para dar gracias a Dios por el don de su fe.
Algo casi idéntico repitió Juan Pablo II, cuando visitó Polonia por primera vez como Papa, en el año 1979. Acudió de peregrinación a su natal Wadowice y, entrando a la iglesia parroquial, encontró rodeada de flores la pila bautismal donde fue bautizado en 1920. Entonces se arrodilló ante ella y la besó con profunda devoción y reverencia. Y San Josemaria pudo recobrar la pila bautismal de la Catedral de Barbastro que había sido destrozada en la Guerra de España, y con permiso del Obispo de Barbastro, la rehizo y la llevo a Roma. ¡Los santos sí saben lo que es el bautismo!

Gracias a Dios, también nosotros hemos recibido este don maravilloso. Pero, ¿cuántos de nosotros somos conscientes de este regalo tan extraordinario y nos acordamos de él con frecuencia para darle gracias al Señor, para renovar nuestra fe con el rezo del Credo y ratificar nuestro compromiso cristiano?

El Vaticano II nos recuerda que, por el bautismo, todos los cristianos tenemos el deber de tender a la santidad y de ser auténticos apóstoles de Cristo en el mundo: con nuestra palabra, nuestro testimonio y nuestra acción. Somos cristianos de verdad ? ¿De vida y de obras, y no sólo de nombre, de cultura o tradición?

¡Ojalá que cada día vivamos más de acuerdo con nuestra condición y agradezcamos a Dios, con nuestro testimonio, el maravilloso privilegio de ser sus hijos predilectos!

Que la Bondad y la Misericordia de Dios Padre te llenen el corazón; que la mirada de Amor de Dios Hijo penetre en tu alma, y te purifique de cualquier inquietud y falta, que te puedan separar de Dios; que el Amor de Dios Espíritu Santo te conceda la paz que necesitas; que la ternura de María, Madre de Dios y Madre nuestra, te acaricie y proteja; y que la fortaleza y sencillez de San José, nuestro padre y señor, te conduzcan al Cielo, y la bendición de Dios Padre, + Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre ti, y acompañe siempre. Amen

Acto de Reparación jueves 5 de enero

Este jueves día 5 de Enero como los pastores y Reyes Magos a Tus pies Jesús amado en Adoración vamos a estar ¡Que alegría!

☀️- Dia: Jueves 5 de Enero
⛪ -Lugar: Cripta de la Almudena.
🕠 -Hora : 17,30h :
🌹Exposición del Santísimo,
🌹Rezo Sto. Rosario,
🌹Consagración al Sdo Corazón de Jesús, y
🌹Peticiones de REPARACIÓN.
⛪ -18,30: Santa Misa
⚡ Celebra Padre José Antonio Iniesta

Invita a familiares y amigos.
Guardamos todos los protocolos Covid.

Reflexión del Evangelio Domingo 8 de enero

Qué alegría cuando me dijeron…. vamos a la Casa del Señor… nuestra cita semanal alrededor del Altar uniendo nuestros corazones en un solo Corazón, el de nuestro Amor de los Amores pidiendo los unos por los otros. No olvidemos la unión hace la fuerza.
Danos hoy el Pan nuestro de cada día.
«Si es pan cotidiano, ¿Por qué lo has de tomar de año en año…? Recibe todos los días lo que todos los días te aprovecha. Vive de manera que merezcas recibirlo cada día. El que no merece recibirlo cada día, no merece recibirlo de año en año». (San Ambrosio, Doctor de la Iglesia. Los Sacramentos L.5 c.4 n.25)

Concha Puig

Evangelio:

Mt 2, 1-12

Jesús nació en Belén de Judá, en tiempos del rey Herodes. Unos magos de oriente llegaron entonces a Jerusalén y preguntaron: “¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos surgir su estrella y hemos venido a adorarlo”.

Al enterarse de esto, el rey Herodes se sobresaltó y toda Jerusalén con él. Convocó entonces a los sumos sacerdotes y a los escribas del pueblo y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías. Ellos le contestaron: “En Belén de Judá, porque así lo ha escrito el profeta: Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres en manera alguna la menor entre las ciudades ilustres de Judá, pues de ti saldrá un jefe, que será el pastor de mi pueblo, Israel”.

Entonces Herodes llamó en secreto a los magos, para que le precisaran el tiempo en que se les había aparecido la estrella y los mandó a Belén, diciéndoles: “Vayan a averiguar cuidadosamente qué hay de ese niño y, cuando lo encuentren, avísenme para que yo también vaya a adorarlo”.

Después de oír al rey, los magos se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto surgir, comenzó a guiarlos, hasta que se detuvo encima de donde estaba el niño. Al ver de nuevo la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa y vieron al niño con María, su madre, y postrándose, lo adoraron. Después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Advertidos durante el sueño de que no volvieran a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.

Reflexión de la Epifanía de Nuestro Señor

Al reflexionar en el relato del Evangelio de San Mateo, que relata el episodio de los Magos que ofrecen al Niño Jesús oro, incienso y mirra, el Papa explicó cuáles fueron los tres regalos que los Sabios de Oriente recibieron de Dios: “tres preciosos dones que también nos conciernen a nosotros”.

El primer lugar, el Papa se refirió al “don de la llamada” y destacó que “Dios nos llama a través de nuestros más grandes deseos y aspiraciones”. “Los Magos se dejaron asombrar e incomodar por la novedad de la estrella y se pusieron en camino hacia lo que no conocían… Se sintieron llamados a ir más allá”, dijo el Papa.

En esta línea, el Santo Padre subrayó que “esto también es importante para nosotros: estamos llamados a no contentarnos, a buscar al Señor saliendo de nuestra comodidad, caminando hacia Él con los demás, sumergiéndonos en la realidad. Porque Dios llama cada día, aquí y hoy, en nuestro mundo”.

En segundo lugar, el Papa Francisco se refirió al “don del discernimiento” porque los Magos no se dejaron engañar por Herodes sino que “saben distinguir entre la meta del viaje y las tentaciones que encuentran en el camino”.

“Abandonan el palacio de Herodes y, atentos a los signos de Dios, ya no pasarán por allí, sino que volverán por otro camino. ¡Qué importante es saber distinguir la meta de la vida de las tentaciones del camino! ¡Saber renunciar a lo que seduce, pero lleva por mal camino, para comprender y elegir los caminos de Dios! El discernimiento es un gran don, y nunca hay que cansarse de pedirlo en la oración. ¡Pidamos esta gracia!”, invitó el Papa.

Finalmente, el Santo Padre se refirió al “don de la sorpresa”, porque los Reyes Magos “acogen la sorpresa de Dios y viven su encuentro con Él maravillados, adorándole: en la pequeñez reconocen el rostro de Dios”.

“Humanamente todos estamos inclinados a buscar la grandeza, pero es un don saber encontrarla de verdad: saber encontrar la grandeza en la pequeñez que Dios tanto ama. Porque así es como se encuentra al Señor: en la humildad, en el silencio, en la adoración, en los pequeños y en los pobres”, indicó el Papa.

Evangelio (Mt 2,1-12)

Después de nacer Jesús en Belén de Judá en tiempos del rey Herodes, unos Magos llegaron de Oriente a Jerusalén preguntando:

— ¿Dónde está el Rey de los Judíos que ha nacido? Porque vimos su estrella en el Oriente y hemos venido a adorarle.

Al oír esto, el rey Herodes se inquietó, y con él toda Jerusalén. Y, reuniendo a todos los príncipes de los sacerdotes y a los escribas del pueblo, les interrogaba dónde había de nacer el Mesías.

— En Belén de Judá — le dijeron —, pues así está escrito por medio del Profeta:

Y tú, Belén, tierra de Judá, ciertamente no eres la menor entre las principales ciudades de Judá; pues de ti saldrá un jefe que apacentará a mi pueblo, Israel.

Entonces, Herodes, llamando en secreto a los Magos, se informó cuidadosamente por ellos del tiempo en en que había aparecido la estrella; y les envió a Belén, diciéndoles:

— Id e informaos bien acerca del niño; y cuando lo encontréis, avisadme para que también yo vaya a adorarle.

Ellos, después de oír al rey, se pusieron en marcha. Y entonces, la estrella que habían visto en el Oriente se colocó delante de ellos, hasta pararse sobre el sitio donde estaba el niño. Al ver la estrella se llenaron de inmensa alegría. Y entrando en la casa, vieron al niño con María, su madre, y postrándose le adoraron; luego, abrieron sus cofres y le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra. Y, después de recibir en sueños aviso de no volver a Herodes, regresaron a su país por otro camino.

Oración:

Señor Jesús: que a imitación de los Magos de Oriente
vayamos también nosotros frecuentemente
a adorarte en tu Casa que es el Templo
y no vayamos jamás con las manos vacías.
Que te llevemos el oro de nuestras ofrendas,
el incienso de nuestra oración fervorosa,
y la mirra de los sacrificios que hacemos para permanecer fieles a Ti,
y que te encontremos siempre junto a tu Madre Santísima María,
a quien queremos honrar y venerar siempre
como Madre Tuya y Madre nuestra .
Amén.

Feliz año 2023 y feliz Domingo de la Maternidad de la Virgen María

¡¡Feliz año!! Ayer 2022 y hoy 2023 en un salto ¡¡zas!! Hemos cambiado de año, qué fácil parece ¿verdad?, pero difícil para todos pues cargamos con un saco que pesa y mucho, para unos mas y menos para otros pero está lleno y lo cargamos sobre nuestra espalda, alma y corazón, pero siempre con esperanza y alegría santa.
Hoy celebramos el Nombre de María y su Maternidad, se nos regala esa vida llena de gracia para que se haga vida en nosotros y nuestras familias.
Que alegría Madre, cuánto nos AMAS!! Qué cerca estás de todos tus pobres hijos. Nos has regalado el Rosario, cuánta paz da si lo rezamos a mi mucha!! Y como me aconsejas en algún momento mientras lo rezo. MADRE GRACIAS GLORIA A TI QUE JUNTO A LA EUCARISTÍA SOIS LOS DOS PILARES DE NUESTRA SALVACIÓN.
JUNTO A TI, A JESÚS, S. JOSÉ Y ÁNGEL CUSTODIO.
CUIDA DE NUESTROS SACERDOTES, RELIGIOSAS Y STO. PADRE QUE NUNCA SE DESVIE, Y TU SANTA IGLESIA QUE TANTO AMAS.

Concha Puig

Evangelio (Lc 2,16-21)

Y fueron presurosos y encontraron a María y a José y al niño reclinado en el pesebre. Al verlo, reconocieron las cosas que les habían sido anunciadas sobre este niño.

Y todos los que lo oyeron se maravillaron de cuanto los pastores les habían dicho. María guardaba todas estas cosas ponderándolas en su corazón.

Y los pastores regresaron, glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto, según les fue dicho.

Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidarle, le pusieron por nombre Jesús, como le había llamado el ángel antes de que fuera concebido en el seno materno.