¡Espíritu Santo, ven!

¡Espíritu Santo, ven! ¡¡JESÚS ES EL SEÑOR!!

Desde que te Conozco, me has hecho comprender y vivir a TI como lo único importante, sin que por ello pierda importancia todo lo demás, sino que desde Ti todo adquiere una nueva perspectiva de verdad y armonía…

Me has hecho comprender, desde Tu Luz:

– Mi pequeñez, mi miseria…
– TU GRANDEZA, TU AMOR, TU SALVACIÓN…

– Mi pecado, mi ceguera, mi ingratitud, mi incomprensión…
– TU TERNURA, TU DELICADEZA, TU MISERICORDIA, TU PACIENCIA…

– Mi egoísmo, mi agresividad…
– TU MORADA, TU MADRE, EL AMOR TRINITARIO, EL AMOR A LOS HERMANOS…

-Te has hecho presente, Señor, curando mis llagas, mis heridas, y mostrándome con ello el amor con que debo amar: curando Señor las llagas de los otros, en lugar de descubrirlas cruelmente…

– Te has hecho presente mostrándome a mis hermanos como un regalo tuyo para nosotros… Todos y cada una de las personas que me rodean, son un regalo tuyo, y como tales forzarme en ellos y recibirlos y amarnos…

– Me has hecho comprender que todo lo eterno es GRACIA, y que es lo único que tiene realmente importancia…

– Me has hecho ver y gustar que la vida no la quiero ni me pertenece, si no es mirándote a Ti… viviendo en Ti por medio de Tu Espíritu…

– Que Tu Espíritu nos mueve, nos purifica, nos crea de nuevo, nos llena de Tu Amor y Tu Presencia, nos hace contemplar Tu Gloria y desearte solo a Ti, desear Tu Presencia, desear conocer y realizar únicamente Tu Voluntad, buscarte solo a Ti, y gozarnos solo en Ti…

Rosario Aguilar, miembro de Amistad en Cristo

La perseverancia en la oración

Creo conveniente explicar qué es para mí la oración. La definiría como los sentimientos que salen de nuestro corazón expresado en un lenguaje hecho plegaria. Este lenguaje está dirigido a un receptor, a un interlocutor que es Dios, entonces lo sintetizo en… Una conversación con Dios.

En la oración tiene un rol preponderante la Alabanza a Dios, también el pedirle perdón por nuestras faltas, el agradecerle por Todo lo que nos da, el pedirle por nuestras necesidades… y todo lo anterior enmarcado o rodeado por la Adoración a Nuestro Creador.

Sigue leyendo

Dios nos llama a la santidad

dios-nos-llama-a-la-santidad

En relación con el ejemplo que son los santos para nosotros y que es conveniente leer sus obras para imitarlos en su bondad, pienso que la Santidad se puede asociar a lo perfecto, a lo sublime. La Santidad o Perfección nos asemeja a Cristo. En algunos versículos bíblicos se nos habla del llamado a la Santidad… Por tanto, sean perfectos, así como su Padre Celestial, es perfecto (Mateo 5, 48).

Sigue leyendo

Acto de reparación (03/09/20)

🌹 QUERIDOS AMIGOS EN CRISTO

Espero que hayáis podido tener un favorable descanso.
Unidos como siempre en nuestro amor a Jesús y a María, seguimos REPARANDO por las ofensas que reciben los ❤️💙 de Jesús y María. También nos uniremos para pedir por el fin de la pandemia, y todo lo que llevamos en nuestro corazones.

Dia 3 de Septiembre

⛪ Cripta de la Almudena.
🕠 17:30h: Exposición del Santísimo, Sto. Rosario, consagración al Corazón de Jesús y oración de Reparación
🕡 18:30h: Santa Misa oficia: Padre José Antonio Iniesta, el P. Carlos Melero está por confirmar.

💕💕Aprovecha para invitar a familiares y amigos💕💕

Te espero. Un abrazo,mi oración y la alegría de vernos

Los jóvenes, un canto a la esperanza

Por Beatriz Azañedo, publicado en Cathopic.com

El papel de los jóvenes parece que no pasa desapercibido a lo largo de toda la historia. Para bien o para mal, siempre son los nombrados, siempre son los protagonistas de grandes acontecimientos.

Por mucho que pase el tiempo, parece que en cada etapa de la historia, los jóvenes somos aquel puñado de la sociedad a la que no se la toma en serio y por eso mismo, nos echan en cara muchos errores y nos etiquetan de forma errónea. No creo que sea la única joven que sienta que por el mero hecho de serlo, nos tengan menos en cuenta y nos escuchen menos.

Es cierto que la juventud es sinónimo de pasión, de aventuras, de emociones, de conocer, pero por lo tanto de construir, de crecer, de enriquecerse, de sorprenderse. 

Hay en los jóvenes un espíritu revolucionario, soñador, inquieto e inconformista que nos da la posibilidad de cambiar el mundo. Pero de cambiarlo a bien, de poner nuestros dones y nuestro espíritu luchador y creativo al servicio de acercar la sociedad a la Verdad y a la Belleza. De hacer posible un mundo más justo, más coherente y más bello.

Por lo tanto, ser joven no es solo ser un puñado de decisiones impulsivas y pasionales, sino que, gracias a la grandeza de espíritu que tenemos, de nosotros dependen muchas cosas. 

Los jóvenes no somos el futuro, sino el ahora de Dios

PAPA FRANCISCO

Fue en la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá (en 2019) donde el Papa Francisco criticó a una sociedad que tranquiliza y adormece a los jóvenes para que no hagan ruido, para que no se pregunten ni pregunten, para que no se cuestionen ni cuestionen.

En cambio Jesús nos grabó en el alma ciertos anhelos que debemos perseguir y saciar, nos puso un corazón revolucionario y despierto para que Le ayudemos a transformar el mundo. 

De la sana educación de la juventud depende la felicidad de las naciones.

SAN JUAN BOSCO

San Juan Bosco también nos recuerda que no hay jóvenes malos, sino que hay jóvenes que no saben que pueden ser buenos. Muchas veces nos hace falta que nos recuerden todo el bien que podemos hacer simplemente dando lo mejor de cada uno, al tiempo que estudiamos, trabajamos o hacemos cualquier actividad.

Toda persona tiene dentro de él algo bueno. La noticia es que usted no sabe lo grande que puede ser. Cuando se puede amar, ¡Cuánto se puede lograr!

ANA FRANK

La juventud, en palabras de San Josemaría, no debe ser una especie de tiempo de espera, a resultas de lo que las circunstancias y el destino nos acabe por deparar. Es una época densa, llena de sentido en sí misma y preñada de pulsiones que apuntan hacia el futuro. Y si se vive cara a Dios, el espíritu de la juventud acaba por teñir todo el curso de la vida terrena, ya que, desde una perspectiva de eternidad, siempre estamos comenzando. 

Hace falta una sociedad que fascine a los jóvenes, que despierte las inquietudes dormidas, una sociedad que nos abra los ojos, que haga enamorarnos de la vida.

No debemos estar siempre esperando a una sociedad mejor, somos nosotros los que día a día tenemos que formarla. Llevando en nuestro equipaje diario la entrega, la alegría, la lucha, el optimismo, el esfuerzo y el amor a los demás basándolo en lo que Cristo nos ama a nosotros. ¡Es posible!

Desde siempre tenemos jóvenes que han luchado por lo que han creído: Sophie Scholl fue una joven alemana cristiana que tuvo la valentía de revelarse contra el régimen nazi, Dorothy Day fue una joven de los años 90 conversa al catolicismo que fundó una asociación para defender los derechos de los trabajadores. Y así, muchas más historias de jóvenes valientes.

Tantos jóvenes que son héroes desconocidos que levantan la sociedad con sus obras, con sus sacrificios diarios, con su ejemplo, ellos son la roca que sostiene la sociedad. ¿Acaso se ve el motor de un coche? No, pero es lo que hace que funcione. De esta manera hay muchos  jóvenes que ocultos hacen tanto bien y acercan a otros a descubrir la verdadera Belleza. Como dice la joven Santa Teresita del Niño Jesús: pasemos nuestro cielo en la tierra haciendo el bien. 

Que nadie te menosprecie por ser joven.

1 TIMOTEO 4,12 

Demostremos que no solo nos interesa lo trivial. Saquemos nuestra fortaleza interior para cumplir grandes metas y ser rebeldes en lo que verdaderamente importa: llenarnos de Cristo y llevar la Verdad y la Belleza a los demás. Es una etapa donde tenemos que empaparnos lo máximo posible de Cristo y de nuestra Madre María.  

No nos desanimemos, pues somos pequeños faros que iluminan el camino a otros, seamos alegres y optimistas.

Sigue ese hilo de esperanza, llega a la Verdad, y que esa Verdad sea lo que te llene. Coge impulso con los sacramentos y todo lo demás se te dará por añadidura. 

En lo profundo de Tu Amor

Entierra Señor mi FE, en lo profundo de Tu Amor, que sus raíces atraviesen mi alma, mi corazón, todo mi ser. Tuya es mi vida entera… Tú eres la Única Verdad que marca el Camino hacia la LUZ. Aunque la noche aparezca y tarde en amanecer mi FE será Tu antorcha en mi caminar 🔥

Concha Puig

Vendedores de humo

Por Beatriz Azañedo, publicado en Cathopic.com

“Vendedores de humo”: así definía el Papa Francisco a los que, en otras palabras, “nos venden la moto”.

Son los que nos timan, nos hacen creer que la felicidad está en lo material, en lo superficial, en una belleza equivocada en la que solo es bello el envoltorio, no el interior.

No hay nada peor que el humo: tal como viene de rápido se va y además dejándonos la vista emborronada, sucia, dejando una huella en nosotros que no nos hace bien, al revés, nos hace daño. El humo es peligroso, porque puede ensuciar nuestra alma.

Desde los comienzos de la historia hasta nuestra actualidad más reciente siempre ha habido líderes y modas a los que la población venera sin ningún tipo de consciencia. Como si no fueran los dueños de sus actos y se dejaran llevar por la opinión de la mayoría, vendiendo sus ideales y creencias a unas personas que velan por su propio interés. 

Los que abandonan la verdad no escapan hacia algo llamado libertad. Solo escapan hacia otra cosa que llamamos moda.

G.K. CHESTERTON 

Sigue leyendo

Acto de reparación (06/08/20)

🌹 AMISTAD EN CRISTO CON MARÍA

Día 6 de Agosto, Cripta de la Almudena, para las personas que puedan,
los Corazones de Jesús y María, nos esperan como todos los primeros jueves de mes.

  • 17,30h. Exposición del Santísimo, Sto. Rosario, Consagración al Corazón de Jesús y oraciones de Reparación.
  • 18,30h. Sta. Misa. Celebra, nuestro Consiliario, Padre Iniesta.

Dios no descansa en amarnos, espera nuestra respuesta en AMOR y Adoración Reparadora.

Qué alegría cuando me dijeron vamos a la casa del Señor… bss🌹

Concha Puig

En el corazón ardía

Dice S. Juan de la ➕:

“En la noche dichosa
en secreto que nadie me veía,
ni yo miraba cosa,
ni otra luz ni guía,
sino la que en el corazón ardía.”

¡¡En el corazón ardía!! ¿Arde nuestro corazón, mis amigos en Cristo? ¿Sentimos, deseamos, ansiamos quemarnos de AMOR? ¿O estamos impasibles leyendo la PALABRA que da Vida como si fueran palabras del montón? ¡¡Ayyy, Dios mío!! ¿Cómo vamos a crecer en Tu Amor y sentir el fuego que quema sin quemar en nuestro corazón?

¿Buscamos momentos de silencio y soledad para estar con quien nos AMA, abraza, enseña y nos hace suyos? O como los apóstoles, que lo tenían a su lado en la barca pero se alborotó el mar, se hundían y el miedo les pudo hasta el punto que desconfiaron de Él! ¡¡TENIÉNDOLO A SU LADO!! ¿¿También nosotros??

Vistamos nuestra alma con el precioso vestido de la FE VERDADERA Y PURA ❤️

Concha Puig