La primera reparadora

La Virgen María resplandeciente en su bondad, en su compasión, en su AMOR, considero que la Primera que Siente la Reparación hacia su bendito Hijo Jesús en lo más profundo de su Ser. Siempre estuvo al lado de Nuestro Señor Jesús. Tanto Jesús como Nuestra Madre Celestial siendo completamente inocentes fueron ofrendas permanentes con el cáliz del sufrimiento debido a los pecados de la humanidad.

La Virgen María es la Primera Reparadora. Su reparación se expresa sobre todo cuando Jesús estuvo en el pretorio y en el martirio de la cruz. Las madres siempre sienten los dolores de sus hijos y quieren sufrir ellas esos dolores y no sus hijos. Con mayor razón la Stma. Virgen María, pues sabía que su Hijo era inocente y sufría injustamente el dolor llevado al grado máximo. Ella habrá sentido el dolor y el sufrimiento de Jesús en todo su ser. Por eso considero que Nuestra Madre Celestial es la Primera Reparadora. Cuando bajaron a Jesús desde la Cruz y tuvo entre sus brazos el Cuerpo inerte y frío de Jesús también le diría palabras de consuelo y de amor. Me parece que esto es la Reparación: Consolar y borrar el daño provocado en este caso por otros. La Reparación que hacemos nosotras es por los agravios provocados por otros. Así imitamos, aunque sea con una gran diferencia a Nuestra Madre la Virgen María, porque Ella al igual que Jesús son Inmaculados y Perfectos en todo su ser. No tienen pecado alguno. La Virgen con la Advocación de la Virgen de Fátima le pidió a los pastorcitos que transmitieran a la humanidad que debemos Reparar y Adorar a su Hijo Jesús.

Es tan buena y tan comprensiva, justa, amorosa, sabia, cercana Nuestra querida Madre , la Virgen María que prometió que los que cumplan con actos de Reparación y Adoración los 5 primeros sábados de cada mes, además de la Sta Misa, Confesión y el rezo del Sto. Rosario, Ella, Nuestra querida y hermosa Madre Celestial nos asistirá en la hora de nuestra muerte, y pienso que si nos asiste nos llevara con ella al Cielo. Claro que sí. Nuestra Reparación, actos de desagravio y adoración a Jesús siempre han sido muy importantes y necesarios, pero ahora se deben realizar con más frecuencia y urgencia, pues para nadie es un misterio que Nuestra Iglesia Católica esta sufriendo ataques que no tienen sentido ni explicación. Es el Adversario que esta atacando con mucha fuerza. La Virgen de Fátima también dijo y nos pidió que seamos fieles a Jesús. Al final vencerá Jesús. Y la Virgen María de Fátima nos protegerá con su Manto Bendito.

Pilar, de Amistad en Cristo con María de Chile

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s