En el día de santa Mónica

¡Cuánto lloró Sta.Mónica! Las lágrimas de una madre jamás se pierden, ¡jamás! María las recoge y se las presenta a su Hijo. Fijaros, a santo llegó Agustín, doctor de la Iglesia. Nuestros hijos se salvan por nuestra oración, lágrimas y entrega total de nuestra vida silenciosa y con esperanza contagiosa, a Dios Padre y Señor de TODOS.

También lloremos con las lágrimas de esas pobres madres que sin juzgarlas, abortan, está seco su pobre corazón. Seamos nosotras sus lágrimas, su oración y su dolor maternal, así seremos la cuna de esos angelitos 😇

Concha Puig

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s