La Navidad vivida como monja de clausura

«Para vivir bien la Navidad primero tienes que haber vivido el Adviento», asegura sor Leticia, maestra de novicias durante muchos años en el monasterio de dominicas de Lerma y alma mater del Reto de las monjas, la iniciativa de evangelización online que cada día llega a decenas de miles de personas y cuyos diez años de existencia celebran ahora con el libro Te reto. La prueba de los 100 días.

De su mano nos metemos por un momento entre las rejas de la clausura para saber que, durante estas semanas, las monjas han vivido el Adviento «de manera sobria y también gradual, sabiendo que nos acercamos a la fiesta de nuestra liberación». Así, cada una de las hermanas ha tenido su particular retiro con María: la priora ha ido dejando cada día una imagen de la Virgen en la celda de cada monja para que tuviera un día exento de trabajo comunitario y poder rezar más. Y también se han ocupado de los demás, por ejemplo, escribiendo cada una tres felicitaciones de Navidad personales para los ancianos de la residencia de la ciudad.

Nochebuena con zanahorias

Si la comida ha sido sobria en este Adviento, en Nochebuena también: simplemente unas zanahorias y una tortilla francesa. ¿Por qué? «Estamos acostumbrados a las grandes cenas de Nochebuena, pero en realidad no podemos celebrar nada porque el Niño no ha nacido todavía», explica sor Leticia.

La mañana siguiente, todas las hermanas se afanan en decorar el monasterio. «Cada una pone un belén en su oficio: la enfermería, el refectorio, el claustro… Hay belenes de todos los tamaños y por todas partes, para que vayas por donde vayas todo te lleve a Cristo».

Son días de muchos villancicos, y las comidas —que durante el resto del año son en silencio— ahora son ocasión para hablar y compartir, con sobremesas que dan incluso para participar en juegos de mesa y cantar juntas.

También son fiestas «en la que la Providencia nos cuida especialmente —afirma sor Leticia—, porque la gente es muy generosa y hasta hay personas que nos regalan su propia cesta de Navidad». En cualquier caso, «si tienes el corazón encendido, la comida pasa a un segundo plano. Lo primero es la Navidad y compartirla con las hermanas».

La Nochevieja la viven con una vigilia a medianoche, dando gracias por el año que termina y pidiendo para el que entra, por las intenciones que llevan en el corazón. Al día siguiente celebran el rito de la venia, con las monjas postrándose en el suelo adorando al Niño. «Empezamos el año con un acto de humildad» expresa la superiora. «Le decimos a Cristo que es el centro de nuestra vida». El día de Reyes «volvemos a ser niñas y les escribimos una carta». Y ese día tres monjas se disfrazan de reyes magos y reparten «todo lo que nos mande la Providencia».

Las dominicas tienen claro que en Navidad «lo primero es celebrar la fe, para no salir luego con una sensación de vacío». Es necesario vivir estos días «desde la oración y desde el amor, porque nadie da lo que no tiene. Cristo no nos quita la diversión ni la fiesta, sino que da sentido». Para ayudar a vivir la Navidad y el resto del año con esta perspectiva, su nuevo libro ofrece una prueba de 100 retos, que es como «dar 100 días al Señor para poder ver el camino por el que has de ir, porque Cristo no es un dinosaurio del pasado, está vivo y con nosotros».

Hace unos días, una persona en fase terminal llamó al convento para contar que por el Reto había perdido el miedo a la muerte. «En estos diez años hemos acompañado a muchos en un camino de fe», constata sor Leticia. Por eso, 2.000 años después «podemos seguir celebrando» la Navidad. ¿Cómo? «Buscando a Cristo en el sagrario y pasando un rato con Él. Y luego celebrarlo a lo grande. Si te cargas de Él y de su paz vas a vivir esta Navidad de otra manera».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s