Anticlericalismo y cristofobia

Si uno observa las declaraciones últimas de Rodríguez Zapatero da la impresión de que lo que más le preocupa a la máxima autoridad de la nación es la Iglesia católica. No hay nada más clerical que un comecuras, lo sé, pero llama la atención la obsesión moralista de ZP y de su Gobierno.

Aunque, si lo piensan bien, la obsesión anti-eclesial es muy sencilla es lógica: nadie imputa una duda, sino una certeza, de la misma forma que el mal no es lo contrario del bien, sino su ausencia, de la misma forma que la nada no es lo contrario de la existencia, sino la ausencia de ser.

Pero los progres son muy maniqueos, así que gustan de alabar la duda, que nada explica ni a nadie consuela, con tal de arremeter contra la certeza, contra “los que se sienten en posesión de la verdad”.

Sigue leyendo