San José, hombre de la Providencia

La providencia es uno de los conceptos más importantes y relevantes de la concepción cristiana del mundo. “Llamamos divina Providencia las disposiciones por medio de las cuales Dios conduce la creación hacia esta perfección”, nos recuerda el Catecismo de la Iglesia Católica (n. 302). Dios es solicito por el bien de lo que ha creado. El no crea para luego abandonar a su creatura. De modo especial los seres humanos gozan de un especial cuidado por parte de Dios. Jesús dijo a sus discípulos en el sermón de la montaña: “Buscad el Reino de Dios y su justicia y todo lo demás se os dará por añadidura” (Mt 6, 33). Él los invita a abandonarse con confianza a este cuidado, añadiendo: “No os afanéis por el mañana, porque el mañana tendrá sus inquietudes. A cada día le es suficiente su afán” (Mt 6, 34).

Sigue leyendo

San José de mi alma

San José de mi alma. Te veo tan bello, tan lleno de Luz… La humildad y el silencio te acompañan… Y esa mirada de sosiego de abandono y entrega total a la VERDAD más absoluta que llena por entero tu corazón, y se desborda como un río de AMOR que inunda la vida de María y tu Jesús…

Tres amores, tres vidas en una, caminando hacia el desierto, caminando hacia Belén y con maestría única trabajando en el taller… Al atardecer, los tres en oración entráis, a Dios vuestras vidas dais, en total abandono a su VOLUNTAD. Con toda mi devoción y amor a ti, mi S.José, y en nombre de Amistad en Cristo con María a un Nuevo Amanecer, descansamos porque eres también nuestro Custodio. Preséntanos con toda nuestra humildad a Dios Padre de la mano siempre de María y en íntima amistad en Cristo.

Concha Puig Eyre