La cruz de Cristo como signo e instrumento de salvación

Por Beatriz Azañedo, publicado en Cathopic.com

En el mundo antiguo la crucifixión representaba un método de ejecución cruel y humillante.

La muerte en Cruz de Jesús se convirtió el mediodía de un Viernes Santo en Jerusalén, en el Monte Gólgota, en el símbolo de la mayor muestra de amor de todos los tiempos. Y todos los seguidores de Cristo verían el signo de la cruz ya con otros ojos.

Pero no será hasta el siglo V d. C. cuando se convierta en el símbolo del cristianismo, porque mientras tanto era la figura de un pez la que representaba la búsqueda de la verdad profunda oculta a simple vista, como los peces se ocultan bajo las aguas. Ichtys significa pez en griego y es un acrónimo, una palabra formada por la unión de las iniciales de varias palabras. Las palabras que conforman ichtys son: Iησοῦς Χριστὸς Θεοῦ Υἱὸς Σωτήρ, que significa “Jesucristo, Hijo de Dios, Salvador”.  

El pez era una especie de “contraseña”, un signo de reconocimiento mutuo entre cristianos cuando practicaban su religión clandestinamente. Al encontrarse, uno de ellos dibujaba una línea curva y, si el otro la dibujaba a la inversa completando el símbolo de un pez, podían estar seguros de que ambos eran cristianos.

El pez sigue siendo un símbolo usado por los cristianos de Oriente y África. Su origen se encuentra en el Nuevo Testamento, en el que Jesús se refería a sus apóstoles como “pescadores de hombres”.

Tras la muerte de Jesús el cristianismo sufrió grandes persecuciones hasta que el emperador Constantino promulgó el Edicto de Milán en el año 313, que garantizaba el fin de estas persecuciones y su libertad de culto. 

La adopción de la cruz como símbolo cristiano puede atribuirse a las comunidades coptas de Egipto por una semejanza gráfica con el ankh, que significa “vida” o “la llave de la vida” y que fue heredado de la antigua religión egipcia. Los coptos tuvieron un papel fundamental en el ascenso del cristianismo: Constantino tuvo que luchar por el poder contra su rival Majencio y buscó apoyos en los territorios de Oriente, donde el cristianismo era más fuerte.

Eusebio de Cesarea, autor de una biografía sobre el emperador, narra que antes de la batalla del Puente Milvio (312 d.C.) Constantino tuvo la visión de una cruz en el cielo y más tarde, “en sus sueños, el Cristo de Dios se le apareció con el mismo signo que había visto en los cielos, y le ordenó que abrazara ese signo que había visto en los cielos, y que lo usara como un talismán en todos los combates con sus enemigos”.

El símbolo que usó Constantino no era la cruz que conocemos, sino un crismón, un anagrama formado por las letras griegas ji (representada como una X) y rho (representada como una P). La X y la P son las dos primeras letras de la palabra Χριστός, “Cristo” en griego.

Más adelante la letra ji fue sustituida por la tau (representada como una T), como abreviación de la palabra stauros “cruz” en griego, significando “Cristo en la cruz”. Gracias a su asociación con el ankh egipcio, la cruz, que había sido durante siglos un instrumento de tortura, se convertía en la promesa de la vida eterna.

La cruz para los cristianos, es el mayor signo de amor. Pero no un amor como el que nos venden ahora sentimental y superficial, sino el Amor verdadero.

¿Quién más impotente que un hombre crucificado? Manos y pies clavados y horrorosamente heridos. Un crucifijo parece inútil, pero eso ha cambiado la historia. Este hombre impotente ha realizado el acto más incisivo de toda la aventura humana. Esas manos clavadas nos han rescatado, esos pies destrozados han inaugurado el camino del cielo.

FABIO ROSINI, EL ARTE DE RECOMENZAR

En la cruz vemos la grandeza y belleza de morir por amor. Y mirar el crucifijo nos puede hacer entender que cuanto más muramos de nosotros mismos, de nuestras miserias, de nuestro egoísmo, de nuestro mal carácter, más crecerá la Vida en nosotros.

Siempre tendremos preocupaciones, problemas, inquietudes que se convierten en cruces. Quien cree no tener una cruz es porque no está mirando su vida con sinceridad. Limitaciones, problemas, enfermedades, carencias nos atañen a todos…

¿Y si los “noes” que la vida nos trae fuesen algo de lo que no debemos escapar?

FABIO ROSINI, EL ARTE DE RECOMENZAR

Resignación, frustración, tristeza… son algunos de los sentimientos que puede sembrar en nuestro interior una cruz. Pero ¿y si Jesús hubiera escapado de aceptar Su cruz? 

Aceptar esos amargos “noes” que la vida nos dice, es aceptar lo que somos y hacer las paces con uno mismo. Pero este acto solo se puede hacer mirando un crucifijo. 

Hasta Jesús, siendo Dios, aceptó Su condición de hombre en la Tierra y decidió acoger un plan doloroso, pero de una Belleza redentora.

Qué bueno sería mirar a partir de hoy todos esos límites que encuentro en mi historia y en mi vida desde la Cruz de Jesús. Y contemplar su aspecto y decirle: Amén! Este soy yo, estas son mis fragilidades. Tú sabes los porqués de estos “noes”. En esto me parezco a ti, mucho más que en mis cualidades. En mis pobrezas estoy cerca de ti. 

FABIO ROSINI, EL ARTE DE RECOMENZAR

Tener el suficiente abandono en Cristo para confiar en que hay un sentido, un plan y una belleza en cada cruz que se nos presenta. Con Él, las cruces se pueden convertir en Vida. Si Le confiamos nuestras miserias, nuestras preocupaciones, en definitiva: nuestra vida, transforma el dolor de una cruz en tierra donde será fecunda Su Gracia.

¿Encuentro belleza en mi día a día?

Por Beatriz Azañedo, publicado en Cathopic.com

Vivir el presente es el gran enemigo del hombre, siempre maquinando sobre el futuro, viviendo en el mañana, en el después.

A cada día le basta su contrariedad.

MT 6,34

Olvidando que no es de Dios nuestra mentalidad de no vivir en el instante presente. ¿Tienes realmente los pies y el corazón en lo que estás haciendo ahora mismo?

Es en este instante del presente donde Dios se encuentra con nosotros. En tu pasado está la belleza de Su misericordia, en tu futuro está Su providencia. Pero lo grandioso es que en tu presente, si sabes tener el corazón y el alma disponible, está Su gracia.

Sigue leyendo

Amor infinito

Viernes Santo 2019. Una capilla. Él, en el Tabernáculo, en un Copón. Una, en el último banco.

De repente, a oscuras. Cuchicheos tras el altar. Tres hombres de clergyman por el pasillo central hacia la puerta de salida.

Dentro de mi cabeza una frase de unos ejercicios espirituales, en una preciosa larga Adoración Eucarística: “Él, nunca sólo”.

Ahora yo sola con Él. Todo para mí. ¡Un placer sublime!

A mi lado, en el banco, una hoja de cantos para el Vía Crucis.

Primera canción, dulce, muy suave, sólo para Él.

Solos Él y yo. Yo toda suya, Él mi gran compañía.

Dos canciones, tres… cada vez con más amor, cada vez más unidos. Plenitud suprema. Increíble y cierto.

Una señora, otras más. Silencio.

Un sentimiento profundo e inmenso: AMOR.

Propiedad del número infinito

infinito : cualquier número distinto de cero = infinito

Los sacerdotes de nuevo en la iglesia.

¿El tiempo, las horas? Un minuto, dos horas, cinco horas… Inexistente para mí aquel día.

La proximidad de un oficio. Mucha gente.

Primero, tristeza en mi corazón. Compartir el AMOR.

Luego, gran júbilo: ¡la propiedad del número infinito! ¡El Amor Infinito del Omnipotente para todos y cada uno de nosotros!

No a la inteligencia, a la razón; sí al corazón, a la fe, a la confianza en el abandono total a la voluntad del Buen Dios, del amor inconmensurable para todos y cada uno de nosotros.

Elena Gómez Rebollo
De Amistad en Cristo con María

San Juan Apóstol y Evangelista, ejemplo de fidelidad y valentía en su amor a Jesús

Mi Libro de Oraciones: 27 de Diciembre: San Juan, Apóstol y Evangelista  (6-104)

San Juan Apóstol y Evangelista es, sin duda, el discípulo a quién más amaba Jesús, los amaba a todos, obviamente, eran sus apóstoles, sus discípulos. Lo que sucede, según mi parecer, es que Jesús apenas vio a San Juan, supo que era un ser fiel, su característica era la fidelidad, era un ser que tenía mucha ternura, aunque le llamaran Hijo del Trueno.

Y, ¿qué significa trueno? Es el ruido potente que sigue a la luz del rayo. Jesús apenas lo vio supo que podía contar con este apóstol hasta el final. Jesús es la luz del rayo, en sentido figurado, y San Juan Apóstol es el discípulo que, como el Trueno, con inmenso ruido potente, profundo, estremecedor, nos dará a conocer el mensaje final en el Apocalipsis.

Y, lo principal, en San Juan se conjugan, se entrelazan su valentía con su ternura. No olvido el relato de La Última Cena, realmente conmovedor y que me agrada mucho… Cuando San Juan apoya su cabeza en el hombro de Jesús. Por eso Jesús dejó al cuidado de San Juan a su mayor tesoro… Su Madre. En la Cruz Jesús nos da por Madre, a la Santísima Virgen María. Nosotros, también seamos fieles y valientes para estar al lado del Bien, y acompañemos a las personas solas que están sufriendo. Pienso que lo que se anuncia en el Apocalipsis se está cumpliendo. Hay señales claras y patentes que en cualquier momento Jesús responderá a nuestros ruegos cuando clamamos de corazón diciendo VEN, SEÑOR JESÚS.

Pilar Muñoz Rivera
Grupo de Amistad en Cristo con María de Chile

¡Espíritu Santo, ven!

¡Espíritu Santo, ven! ¡¡JESÚS ES EL SEÑOR!!

Desde que te Conozco, me has hecho comprender y vivir a TI como lo único importante, sin que por ello pierda importancia todo lo demás, sino que desde Ti todo adquiere una nueva perspectiva de verdad y armonía…

Me has hecho comprender, desde Tu Luz:

– Mi pequeñez, mi miseria…
– TU GRANDEZA, TU AMOR, TU SALVACIÓN…

– Mi pecado, mi ceguera, mi ingratitud, mi incomprensión…
– TU TERNURA, TU DELICADEZA, TU MISERICORDIA, TU PACIENCIA…

– Mi egoísmo, mi agresividad…
– TU MORADA, TU MADRE, EL AMOR TRINITARIO, EL AMOR A LOS HERMANOS…

-Te has hecho presente, Señor, curando mis llagas, mis heridas, y mostrándome con ello el amor con que debo amar: curando Señor las llagas de los otros, en lugar de descubrirlas cruelmente…

– Te has hecho presente mostrándome a mis hermanos como un regalo tuyo para nosotros… Todos y cada una de las personas que me rodean, son un regalo tuyo, y como tales forzarme en ellos y recibirlos y amarnos…

– Me has hecho comprender que todo lo eterno es GRACIA, y que es lo único que tiene realmente importancia…

– Me has hecho ver y gustar que la vida no la quiero ni me pertenece, si no es mirándote a Ti… viviendo en Ti por medio de Tu Espíritu…

– Que Tu Espíritu nos mueve, nos purifica, nos crea de nuevo, nos llena de Tu Amor y Tu Presencia, nos hace contemplar Tu Gloria y desearte solo a Ti, desear Tu Presencia, desear conocer y realizar únicamente Tu Voluntad, buscarte solo a Ti, y gozarnos solo en Ti…

Rosario Aguilar, miembro de Amistad en Cristo

La perseverancia en la oración

Creo conveniente explicar qué es para mí la oración. La definiría como los sentimientos que salen de nuestro corazón expresado en un lenguaje hecho plegaria. Este lenguaje está dirigido a un receptor, a un interlocutor que es Dios, entonces lo sintetizo en… Una conversación con Dios.

En la oración tiene un rol preponderante la Alabanza a Dios, también el pedirle perdón por nuestras faltas, el agradecerle por Todo lo que nos da, el pedirle por nuestras necesidades… y todo lo anterior enmarcado o rodeado por la Adoración a Nuestro Creador.

Sigue leyendo

Dios nos llama a la santidad

dios-nos-llama-a-la-santidad

En relación con el ejemplo que son los santos para nosotros y que es conveniente leer sus obras para imitarlos en su bondad, pienso que la Santidad se puede asociar a lo perfecto, a lo sublime. La Santidad o Perfección nos asemeja a Cristo. En algunos versículos bíblicos se nos habla del llamado a la Santidad… Por tanto, sean perfectos, así como su Padre Celestial, es perfecto (Mateo 5, 48).

Sigue leyendo

El relativismo, veneno de nuestra sociedad

Por Beatriz Azañedo, publicado en Cathopic.com

Hay preguntas existenciales que están en el corazón de todos; a lo largo de la historia el hombre se pregunta acerca de los grandes temas que ocupan una preocupación en nuestro corazón: el sentido de la vida, la belleza, la felicidad, el bien, la muerte, el amor, la búsqueda de la verdad… Y cómo las respuestas a todas estas preguntas están en Dios porque Él es la Verdad.

Con frases que estaremos muy acostumbrados a escuchar, del estilo: “es que es mi verdad, no la tuya”, “es que yo lo veo así”, “es que es mi realidad”, podemos tener grandes dudas sobre si verdaderamente el hombre actual está en esa búsqueda de la verdad o ha decidido retirarse de la lucha. Por no hablar de la cantidad de “fake-news” que nos llegan… nos podemos preguntar seriamente si en el siglo XXI hay alguien que busque la Verdad. O que reconozca por lo menos que la verdad existe y que es posible conocer su belleza.

El problema de base es creer que no existe una única realidad fuera de nosotros, sino que hay más de una y es nuestro pensamiento el que la crea. Ponemos por delante nuestro pensamiento, como si este fuera previo a la realidad y el que la configura. Cuando es al revés: la realidad está ahí fuera y somos nosotros quienes la pensamos. Si fuera al contrario, nos crearíamos una realidad ficticia en la que todo podría ser posible: yo pienso la realidad y por la tanto “la configuro”, la modifico según mi interés. La consecuencia de esto son las miradas parciales, y así desaparece la verdad.

No reconozco que la realidad es un Don, es un regalo que Alguien ha puesto a mi disposición para que sea ahí donde busque la verdad, donde busque a su Creador.

Jesucristo, “luz de los pueblos”, ilumina el rostro de su Iglesia.

MC 16, 15 

Porque es en la realidad donde se da nuestro encuentro con Dios, en los sacramentos y en el amor al prójimo.

Aceptar que hay una sola realidad es el primer paso para buscar esa verdad. ¿O acaso no sería contradictorio que hubiese muchas verdades en una única realidad? Por poner un ejemplo, la ley de la gravedad es verdad y se aplica a todo.

“Mi verdad”, “tu verdad”, son síntomas de una sociedad enferma, junto al escepticismo de pensar que no existe ninguna verdad, y que todo se reduce a meras opiniones. Y entonces, nos preguntamos qué es la verdad (confío en que hay mucha más gente en esta búsqueda de lo que parece), y si es posible conocerla.

La verdad es asequible; y, en última instancia, la verdad no es algo, es alguien, y ese alguien es Jesús el Cristo.

VERITATIS SPLENDOR. CFR. JN 14, 6

La verdad tiene un nombre y es Jesús de Nazaret.

¿Reducimos nosotros la Verdad a opiniones por miedo a qué nos dirán? El creyente tiene que ir contracorriente, su corazón se lo pide. Sin caer en fariseísmos, siempre con misericordia, sabiendo que una forma de darla a conocer también es con el ejemplo y la entrega a los demás.

El esplendor de la verdad brilla en todas las obras del Creador y, de modo particular, en el hombre, creado a imagen y semejanza de Dios.

VERITATIS SPLENDOR. CFR. GN 1, 26

San Juan Pablo II en su carta encíclica llamada Veritatis Splendor, nos dice que el hombre es tentado continuamente a apartar su mirada del Dios vivo y verdadero y dirigirla a los ídolos, cambiando “la verdad de Dios por la mentira”; de esta manera, su capacidad para conocer la verdad queda ofuscada y debilitada su voluntad para someterse a ella. Y así, abandonándose al relativismo y al escepticismo, busca una libertad ilusoria fuera de la verdad misma. 

El relativismo actual de “toda da igual”, “mientras a mí me vaya bien no me importa”, nos aleja mucho de la verdad, de la belleza, de nuestra condición de hombres. Nos lleva al individualismo, al egoísmo y a ponernos a nosotros en primer lugar. Cuando para alcanzar la felicidad lo primero de todo es poner a Dios.

Lo primordial es estar siempre dirigido o apuntado hacia algo o alguien distinto de uno mismo.

VIKTOR FRANKL 

Si se lo pedimos, Jesús iluminará con su Gracia nuestra inteligencia y voluntad para llegar a conocer la verdad, para vivir en ella. Caminar junto a Él es el camino para vivir en la verdad.

Debemos aumentar siempre nuestra cercanía con Jesús, no tenemos que caer en una postura de conformismo cristiano, pensar que tenemos la verdad y que nosotros estamos fuera de esta mentalidad relativista.

Sigue leyendo

Las Bienaventuranzas, promesa de esperanza

Jesús, desde una colina situada cerca del Mar de Galilea (lugar que se pasará a llamar el Monte de las Bienaventuranzas), nos hizo una de las mayores declaraciones de esperanza y de actitud que debemos tomar en la Tierra para llegar a la felicidad anhelada por todos.

Las Bienaventuranzas son una serie de enseñanzas; con ellas nos revela el camino a la felicidad, es decir, Su camino. Y esto es seguir el modelo de vida de Jesús, que nos asegurará una felicidad en la Tierra. Porque lo que Él quiere es que seamos felices aquí, estemos en la situación que estemos, teniendo nuestros problemas, nuestros miedos… Dios nos mira desde arriba y quiere nuestra felicidad, quiere que disfrutemos nuestro paso por la vida.

Las Bienaventuranzas iluminan las acciones de la vida cristiana y revelan que la presencia de Dios en nosotros nos hace verdaderamente felices.

PAPA FRANCISCO, AUDIENCIA GENERAL 29 DE ENERO

 

Sigue leyendo